Durante el último carnaval algunos surfers se enfrentaron a una de las últimas verdades del mundo: el gran océano explotó.